Twittear

La Vestimenta


 
El vikingo, en su casa, lleva un pantalón que es bien largo y con cierto vuelo, como el nuestro de hoy día, bien ceñido como un pantalón de esquí, o bien ahuecado como los calzones de zuavo de no hace mucho (depende de las zonas), por encima de unos calzones largos de lana. Se cubre el torso con una camisa amplia que llega hasta medio muslo y que se entalla con un cinturón de cuero, a veces realzado con placas de bronce decoradas. Puede llevar igualmente una especie de camisa de cuello cuadrado y mangas largas.
 
En la cabeza, un gorro de fieltro o lana, o un sombrero de fieltro que podía ser de diversos tipos. En los pies, zapatos hechos de una única pieza de cuero ingeniosamente doblada, reforzada a veces con una suela y atada alrededor del tobillo con un cordón enrollado. En las manos, gruesas manoplas de lana o fieltro. En ocasiones el pantalón es amplio y un poco plegado, un poco al estilo de los pantalones de golf. Por encima de la camisa, una especie de capa de tejido de una sola pieza, sin mangas, fijada por encima del hombro derecho o justamente delante de éste, mediante uno de esos broches ovalados que los arqueólogos han encontrado en grandes cantidades. Esa capa deja libre el brazo derecho, que debe poder coger fácilmente la espada colgada en el lado izquierdo de la cintura. De este modo, el faldón libre puede engancharse en el broche cuando quien lo lleva quiere montar a caballo. En general conserva toda la barba, aunque esto no es obligatorio. No desdeña trenzarse la barba, y le gusta cuidar con esmero su larga cabellera, al contrario de lo que muchos piensan, debido a las imágenes estereotipadas que nos han llegado a lo largo de la historia de estas gentes. Se ha observado, que su vestimenta, en lo referente a sus elementos principales, tiene mucha afinidad con la de los lapones de nuestros días. La mujer se viste también de modo bastante práctico. La ropa interior, en su acepción moderna, es desconocida.
 
El vestido principal es uno largo, de manga de diversa longitud, de lana plisada, que puede abrirse sobre cada uno de los senos, al estar casi siempre en cinta durante su período de fecundidad, para permitir la lactancia del bebé. Ese gesto es posible gracias a dos broches ovalados o redondos, idénticos y muy a menudo hermosos y artísticos, eventualmente de metal precioso y trabajado. Por encima de este vestido, lleva una especie de delantal hecho de una pieza de valioso tejido, rectangular y bordado, o bien de una pieza, o bien de dos faldones simétricos, o también susceptible de dar toda la vuelta al cuerpo. A este delantal están enganchados, a la altura del pecho izquierdo, los accesorios indispensables para la costura. Los brazos están adornados con pulseras, muy a menudo joyas de gran calidad. Los cabellos, trenzados o en cola de caballo, o recogidos en un moño, están protegidos de ordinario con una pieza de tela, una especie de fular anudado en la nuca. Es la manera distintiva de una mujer casada. Existe también un gran chal sostenido en la parte alta del pecho por un broche o fíbula, moda que podría ser de origen bizantino, como otros muchos otros rasgos de una cultura que estuvo constantemente en relación con la ciudad imperial por el itinerario comercial llamado "la ruta del Este", y que puede ser amplio, terminado, en ese caso, en punta en la espalda, o ajustado.
 
 Ya se trate de la mujer o del hombre, no se puede dejar de apreciar el valor funcional del vestido y también su adaptabilidad para hacer cualquier cosa. Ya pesque, are, trabaje en la forja, etc., no impide la libertad de movimientos. En invierno, ni qué decir tiene, los vestidos de lana gruesa, especialmente de ese paño particularmente consistente llamado vadmál y las pieles, son de uso corriente y generalizado. Si tenemos en cuenta lo que nos relatan las sagas de los contemporáneos, llegamos a la conclusión de que los nórdicos se preocupaban mucho por su aspecto, tanto en lo referente a su vestimenta, como a sus peinados y cuidado del cabello. Toda vestimenta era de confección casera.
 
En todo hogar se contaba con un skáli, el mueble más importante, un bastidor vertical de tejer. Era de una utilidad capital, no solamente para el vestido, sino también porque el vadmál que se fabricaba a partir de la lana de corderos de largo vellón, servía corrientemente de moneda de cambio. De hecho, incluso buen número de veredictos se ponían en valores de vadmál, ya que en esta moneda era en la que había que pagar las multas establecidas en los juicios. También se sabe que muchos se proveían de fardos de vadmál con los que comerciaría en el extranjero o bien en expediciones vikingas. Por otra parte, el telar era vertical, y se alzaba oblicuo contra la pared. Los hilos de la urdimbre se tensaban mediante pesos que eran simples piedras horadadas, deslizándose el hilo de la trama por medio de una "lanzadera" primitiva accionada a mano y apretada por un batán igualmente muy simple. Por lo que se sabe, tanto hombres como mujeres, indistintamente, trabajaban tejiendo de esta manera, tal vez acompañándose de cantos específicos, de los que justamente el Darradarljod, sería una muestra.
 
El hilo de lana se obtenía por el hilado en la rueca, enroscándose a mano el hilo del ovillo con ayuda de una pesa, en realidad una especie de cilindro afilado en los dos extremos y hecho de madera, de tierra cocida o de piedra, y al que se imprimía un rápido movimiento de rotación. El lino se hilaba de la misma forma. El vadmál o paño buriel, caliente, impermeable y de una resistencia poco común, ha atravesado los siglos. La actual ulpa islandesa, una especie de chaquetón con capucha, se confecciona con ese tejido. Por otro lado, conviene precisar, que aunque los tintes naturales tales como el beige, el marrón y sobre todo el negro, eran los dominantes, el Norte no desconocía ni ignoraba la existencia de tinturas obtenidas, allí como en otras partes, a partir de conchas machacadas o plantas diversas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario...

Lo + visto en la semana

Lo + visto en el Mes

Lo + leidos desde 2010

Loading...